Es notorio concluir que, a pesar de que muchas personas sobreviven de la economía informal ya sea vendiendo en los semáforos, limpiando carros, etc., es una problemática en crecimiento que amenaza a los país más pobres y los convierte esclavos de una situación poco agradable e insegura. Por esto, el pasado 4 y 5 de septiembre se celebró en Cali el taller de gestión organizativa del proyecto ASEI, con la presencia de secretarios generales de las directivas del Valle del Cauca, para promover dirigentes y activistas sindicales que agrupen trabajadores de la economía informal, con el fin de profundizar en la problemática y diseñas propuestas y estrategias encaminadas en mejorar la capacidad de organización de este sector afectado. Como parte de mi investigación mande un correo a los organizadores de este evento tan importante para Cali, explicándoles mi preocupación por el tema y averiguando en qué podría ayudar como ciudadana. La respuesta que me dieron fue la siguiente:

“Nos alegra contar con personas como usted, ajenas al problema, pero de cierta forma interesada en ayudar. Por ahora tocará esperar a que el equipo organizador del taller haga un recorrido por las principales calles del centro de Cali, las cuales albergan a cerca de ocho mil trabajadores de la economía informal, para entrevistarlos y conocer a fondo sus verdaderas condiciones en las que trabajan. Después que esto ocurra te enviaremos una respuesta con posibilidades de ayuda”.

· Fuente: oritoasi@terra.com.pe (994 41 27-Perú)