Ha existido migración del campo a la ciudad en los últimos años y se cree deber a la masiva expansión creada del sector informal. A pesar de afectar a las ciudades con este problema económico, también las hace crecer desproporcionadamente, imposibilitando la capacidad de absorción de mano de obra.

En el mismo trabajo, al ser comparado el grado de informalidad en las cuatro principales ciudades colombianas, con el flujo de la migración campo-ciudad, se concluye que las ciudades de menor flujo de migración (Cali y Barranquilla), la expansión del sector informal ha sido mayor; y en las ciudades a las que fluyen más emigrantes (Bogotá y Medellín), la expansión del sector informal ha sido menor.